Blog

Otro punto de vista

Por favor lee atentamente el siguiente versículo de la Biblia, es una poderosa declaración que desafía nuestra perspectiva:

Jeremías 29.11:  Porque yo sé muy bien lo que haré por ustedes; les quiero dar paz y no desgracia y un porvenir lleno de esperanza, les doy mi palabra.

Estas palabras son una declaración auspiciosa que Dios hace sobre su pueblo.  Desde su punto de vista, muy diferente al nuestro por supuesto, todo va a estar bien pronto.  No importa como lo veamos, el punto de vista de Dios cubre aún más de lo que nosotros vemos y si Él dice que el final es mejor que el comienzo, es poque es así.

El problema es que no creemos porque nos basamos solo en lo que vemos.  Desafortunadamente nuestra visión es corta y a veces pobre y borrosa.  Algo cierto es que el proceso hacia alcanzar lo que Dios promete pudiera ser duro, largo y a veces doloroso y esto pudiera confundirnos, pero el final va a ser tal y como Dios lo ha previsto, de eso no me cabe la menor duda.  El asunto es acercarnos y creerle a Dios.  Acercarnos a Él es como limpiar los cristales de nuestros anteojos, es como secarnos las lágrimas, es como mirar a través de binoculares.  Él tiene otro punto de vista.

La realidad es que muchos caminan haciendo de su vida una puesta en escena permanente de la “Historia del Niño Pobre”.  Es lamentable esta obstinada actitud de vernos miserables, derrotados y limitados.  Claro, es innegable que tenemos miserias, que sufrimos derrotas y que tenemos límites, sin embargo, estamos diseñados para dejar atrás nuestras miserias, levantarnos de nuestras derrotas y romper nuestras limitaciones, el problema es que mientras nos quejamos no nos damos cuenta de lo que somos capaces de hacer en las manos de Dios.

Quejarnos nos roba tiempo, nos consume energías y nos nubla el panorama.  Eventualmente, nuestras limitaciones más grandes pueden ser el fundamento más fuerte para edificar vidas extraordinarias.  Lo imposible es la materia prima que Dios usa para hacer maravillas.

Aquí un video inspirador, es un poco antiguo, pero igual lo quiero compartir.