Blog

Yo te sirvo

En la noche del 29 de Julio de 1989, en la playa de Chaco, a 250 km. de Lima, durante la fogata de la última noche de un campamento, Pablo Lavalle, un extraordinario predicador, dijo al final de su reflexión: “Dios está llamando a alguien para usarlo de manera efectiva para llevar su Palabra al mundo”.

Con los años he escuchado esta frase, posiblemente retórica o sacada de un buen libro motivacional cristiano, muchas veces, en diferentes escenarios y contextos, yo mismo la he usada de vez en cuando, sin embargo, aquella noche, esa frase sonó diferente, era única, novedosa y tuvo mucho significado e impacto en mi vida.  Puedo afirmar con la seguridad con la que un niño conoce la voz de su padre, que aquella noche Dios me reveló su propósito para mi vida.

Muchas cosas han pasado desde entonces en mi vida, he fallado mucho, he sido un dolor de cabeza para Dios (y para otros), pero Dios, con su inmensa misericordia e inigualable gracia me ha ayudado a levantarme y seguir adelante.  Todavía estoy aprendiendo, es increíble lo cabeza dura que podemos ser aún a pesar de los años, sin embargo he entendido un principio fundamental: Dios no busca gente perfecta, busca gente sencilla y humilde, gente sin presunciones, gente sin poses religiosas.

Aquella noche Dios me invitó a recorrer el camino que Él había preparado para mí y hoy, por su gracia, estoy en ese recorrido, no porque soy alguien o porque me creo alguien, NO; estoy en ese recorrido porque Él, a pesar de mi miseria, me amó primero, y como respuesta yo le amo, por eso le sirvo.  Precisamente esta última frase es parte de la letra de una canción que curiosamente se cantó aquella noche de 1989.

La canción se llama “Yo te sirvo”, la letra tiene frases conmovedoras como esta: “Vidas hechas pedazos te llevaron al calvario tan cruel”.  ¡Wow! Esta es la historia de mi vida, todo era opaco, oscuro, confuso, pero Dios recogió los pedazos de mi vida, removió los escombros y me hizo una nueva persona, me dio esperanza.  Esta canción significa mucho para mí, tanto por lo que dice como por lo que pasó esa noche en mi vida.

Este es un arreglo (o desarreglo) que me atreví a hacer a este tema.  En el video a continuación es interpretado durante un evento donde la banda de nuestra Iglesia “Raíces y Alas” (mas algunos músicos invitados) pudo colaborar.